INRI

INRI
"Si, Creo". ¡ Muchas gracias ! Me felicito de haber recibido el pan de los fuertes ".

Diálogo: (Kalos Logos)

La fe y la razón (Fides et ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad.
Por eso proponemos un blog, como lugar de encuentro, para regocijarnos con la ciencia, para cultivar el Ars médica , la música, la literatura,la pintura. Desde nuestra posición bioética personalista ontologicamente fundamentada, queremos dialogar con la Fe , conciliarnos con la éticas: deontológica de Kant,la ética de la virtud, las éticas teleológicas, el humanismo integral de Jacques Maritain, otras que deseen ahondar en el misterio y la dignidad de la persona humana.

Tienen Uds. el Kalos Logos, adelante...
Código Médico Minsa
Nicaragua, Reg. 7799.

Este blog esta dirigido a los especialistas de las ciencias de la vida, especialistas de la medicina, estudiosos de la ética médica, bioética y de las humanidades médicas.

Gifs Animados New (1)
Llámenos cursos presenciales de bioética:
22781169, 88825513, 89465022, 84316459

miércoles, 30 de mayo de 2012

La Cabeza de Juan El Bautista. Implicaciones Bioéticas sobre el Uso Político de la Pena de Muerte.

La  intención  original  de  este  escrito,  era  la de  comentar  los  siguientes  documentos  desde nuestra  perspectiva  bioética personalista:
Resolución  de  la  Asociación  Médica  Mundial  sobre la  participaciòn del  médico  en la  pena  de muerte
Sobre la participación del médico en la pena de muerte.   pdf
Lethal Injection and Physicians: State  Law vs  Medical  Ethics
Journal  of  American  Medical  Association.
COMMENTARY  By Lee Black, JD, LLM and Robert M. Sade, MD   JAMA. 2007;298(23):2779-2781                          
Los  comentarios  que  hicieron  los  compañeros de mi hijo,  en la   clase de historia  del  arte,  en  el  Liceo  Francés "  Victor  Hugo" , a    propósito  del cuadro : " La  Cabeza de  Juan el Bautista  " de  José  de  Ribera,      sobre  el  "  Uso político  de la  pena  de muerte" ,  amplio  mi horizonte de reflexión,  a  saber:
La  Cabeza de  Juan  el  Bautista.   José  de  Ribera
Los  Romanos   habían  colonizado  palestina  en el  año  63 antes de  Cristo.  Jesús  nació  durante  el  reinado  de  Herodes  conocido  como  Herodes el  Grande. Después  de  su muerte,  su reinado se dividió  entre sus tres  hijos:  Herodes  Arquelao  recibió  Judea  y Samaria;  Herodes  Antipas  Galilea  y Pereas; Herodes  Filipo  recibió  las  regiones  más  septentrionales.
En  aquellos  tiempos   Juan  El  Bautista   al  igual  que  los profetas  anteriores llamaba  a   cada  israelita a que se arrepintiera  y  experimentará  una  conversiòn ,  adoptara  una  nueva moral  social :  la  solidaridad ,   compasión,    amor.  Marco 1: 1-9.

Juan   llamaba  a los  pecadores,  a las  prostitutas,  a los  recaudadores de impuestos  y  a  los soldados igual  que a los  escribas  y fariseos, ( Lucas 3,  10-20 ) ;  Mt 21,  31-32 .
El  Bautista  desafió el poder  de  Herodes  Antipas (  Mc.6. 17-20 )
17Herodes, en efecto, había hecho arrestar y encarcelar a Juan a causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe, con la que se había casado.
18 Porque Juan decía a Herodes: «No te es lícito tener a la mujer de tu hermano».
19 Herodías odiaba a Juan e intentaba matarlo, pero no podía,
20 porque Herodes lo respetaba, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo protegía.
Tito  Flavio  Josefo (37-101 d.C), el  historiador  judío,  afirma  que  Herodes   mando  a  arrestar  a Juan por  motivos   políticos.     
Jesús  antes  del  Cristianismo.  Alberto  Nolan  Ed. II.  1995. Colección  Biblia  61. pag.25.
La muerte de Sócrates (1787). Jacques-Louis David 
The Metropolitan Museum of Art, New York
Sócrates murió a los 70 años de edad, en el año 399 a.C., aceptando serenamente la condena que se le había impuesto y escogiendo la ingestión de la cicuta de entre las opciones que el tribunal que lo juzgó le ofrecía para morir. Se le acusaba de no reconocer a los dioses atenienses y de corromper a la juventud con sus ideas (la "corrupción" consistía en enseñarles a pensar, algo que sin duda siempre incomoda al poder). Platón, su discípulo, relató así su muerte: "Vino el servidor de los Once y, deteniéndose a su lado, le dijo: -Oh Sócrates, no te censuraré a ti lo que censuro a los demás, el que se irritan contra mí y me maldicen cuando les transmito la orden de beber el veneno que me dan los magistrados. Pero tú, lo he reconocido en otras ocasiones durante todo este tiempo, eres el hombre más noble, de mayor mansedumbre y mejor de los que han llegado aquí, y ahora también sé que no estás enojado conmigo, sino con los que sabes que son los culpables. Así que ahora, puesto que conoces el mensaje que te traigo, salud, e intenta soportar con la mayor resignación lo necesario." 
La  Muerte  de  Séneca.Paul  Rubens
Los  estudiantes  del  " Victor Hugo " , dejaron  abierto   el libro  de la  " Historia de la Pena de Muerte".
Es  muy  cierto  que Sin una mirada a nuestro  pasado, no podremos entender   los  aspectos que  tienen  relevancia,  para  comprender la  discusión  etica  sobre este tema  de  gran actualidad.
La pena de muerte ha sido un castigo contemplado en las costumbres y en los ordenamientos jurídicos de las distintas culturas desde los albores de la humanidad. 
En ella se ve la superación de la simple venganza, estableciendo los casos en los que el reo de un delito debe pagar sus culpas con la vida.  En   occidente el Cristianismo ha  dado  lugar   una reflexión y un debate serio a nivel filosófico, jurídico , teológico, que cuestionan su legitimidad y utilidad para la sociedad.                                     
Séneca (4 aC. a 65 dC.) fue un filósofo y orador romano conocido por sus obras de carácter moralista y su participación en la vida política. Fue acusado de estar implicado en la conjura de Pisón contra Nerón y condenado a suicidarse cortándose las venas, ingiriendo además cicuta para acelerar su muerte.
La  Enciclopedia  de  Bioética   de  la  Universidad  Católica  de CVYO ,nos presenta  un  trabajo sobre la "  Pena  de  Muerte" que  agradecería  al  lector  considerara: 
ÍNDICE
1. Una mirada a la historia
1.1. La pena de muerte en la antigüedad
1.2. La tradición religiosa hebrea y la pena capital
1.3. La pena de muerte en las escrituras cristianas
1.4. Los primeros cristianos y la pena capital
1.4.1 Período pre-constantinian
1.4.2 Período post-constantiniano hasta San Agustín
1.5. San Agustín de Hipona
1.6. Santo Tomás de Aquino
1.7. La pena capital en la Modernidad y en nuestro tiempo
2.    Posición de la Iglesia Católica ante la pena de muerte
3.    Argumentaciones : debate contemporáneo  su legitimidad 
3.1  Argumentos  a favor
3.2  Argumentos  en  contra                                                 
4. Análisis de la licitud y la oportunidad de su aplicación 
5. Bibliografía
5.1. Obras citadas
5.2. Bibliografía adicional 
Para  el lector   que  desee  el  formato portable  ,  le  sugerimos  el  enlace
"  La Pena  de  Muerte"   Juan  José  Garcia, doc.  páginas  40.pdf..
De la lectura del  documento  antes  citado  , resulta  clara  la posición  del  Aquinate en relación  a  la  pena  de muerte:
"El principio que el Aquinate utiliza para justificar la pena de muerte es el de totalidad: por el bien del todo se puede sacrificar una parte. Hay una preeminencia del bien común sobre el bien de la sola persona. Se parte además, de la idea de que la autoridad pública tiene por fin el promover el bien de todos.
Como se puede apreciar, el Aquinate recurre al principio de totalidad, ya esbozado en la época de los Padres, asignándole singular preeminencia en el edifico social. Indiscutido por siglos, no faltan a fines del siglo XX, defensores [Dewan 2001] y críticos del mismo [Blázquez 1983; Blázquez 1994: 57-76]."...
Para  concluir  cito  a    José  Juan  García:  
" El pensamiento filosófico personalista ontológicamente fundado, y una reflexión teológica renovada en las mismas fuentes bíblicas neotestamentarias, ha contribuido a ello.
Nuestro siglo es testigo de una sensibilidad creciente contraria respecto a la aplicación de la pena de muerte, al menos para delitos comunes. La actual cultura de la vida saluda con aprecio una perspectiva más humana y menos cruel. Es consciente que la sociedad civil está llamada a administrar justicia, mediante sus magistrados, pero nunca venganza. Hoy se ve con mayor nitidez el bien que significa utilizar en lo posible, medios incruentos para castigar delitos que afectan al bien común, sin dejar en el olvido que al Estado le asiste la razón en echar mano de la pena capital en circunstancias extremas, a fin de tutelar la vida y la seguridad de los ciudadanos honestos. Si el injusto agresor es colocado en real y constante situación de no agresión al cuerpo social, la autoridad debería limitarse a esos recursos".
Los fusilamientos del 3 de mayo (1814).
 Francisco de Goya

Museo del  Prado.
Quizás  le   interese:
Una página  de  Amnistía Internacional
Blog  publicado

3 comentarios:

  1. ¡Muchísimas gracias por este tema!, lo leeré con sumo interés y con calma.

    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  2. He terminado de leer el libro de José Juan García y me ha parecido muy interesante. Las consideraciones sobre la pena de muerte de San Agustín y Santo Tomás, tamizadas por su visión cristiana, me han tranquilizado. Me parece una síntesis perfecta para adquirir un conocimiento sobre este tema a través de las distintas épocas.
    Muy agradecida por estas entradas tan interesantes.Comento muy pocas veces, pero tiene un blog magnífico.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Rosa sus comentarios: Cristal , oro y rosa. Regocijan mi espíritu... de nuestro Rubén:

    "Cristal, oro y rosa. Alba en Palestina.
    Salen los tres reyes de adorar al rey,
    flor de infancia llena de una luz divina
    que humaniza y dora la mula y el buey.

    Baltasar medita, mirando la estrella
    que guía en la altura. Gaspar sueña en
    la visión sagrada. Melchor ve en aquella
    visión la llegada de un mágico bien ". ...

    Cierto Rosa...la vida es el bien más preciado...

    ResponderEliminar