INRI

INRI
"Si, Creo". ¡ Muchas gracias ! Me felicito de haber recibido el pan de los fuertes ".

Diálogo: (Kalos Logos)

La fe y la razón (Fides et ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad.
Por eso proponemos un blog, como lugar de encuentro, para regocijarnos con la ciencia, para cultivar el Ars médica , la música, la literatura,la pintura. Desde nuestra posición bioética personalista ontologicamente fundamentada, queremos dialogar con la Fe , conciliarnos con la éticas: deontológica de Kant,la ética de la virtud, las éticas teleológicas, el humanismo integral de Jacques Maritain, otras que deseen ahondar en el misterio y la dignidad de la persona humana.

Tienen Uds. el Kalos Logos, adelante...
Código Médico Minsa
Nicaragua, Reg. 7799.

Este blog esta dirigido a los especialistas de las ciencias de la vida, especialistas de la medicina, estudiosos de la ética médica, bioética y de las humanidades médicas.

Gifs Animados New (1)
Llámenos cursos presenciales de bioética:
22781169, 88825513, 89465022, 84316459

domingo, 15 de abril de 2012

S.M. Don Juan Carlos: A Propósito de la Sanción de la Ley del Aborto en España


S.M. Don Juan Carlos: 

Ínclitas razas ubérrimas,sangre de Hispania fecunda,
espíritus fraternos, luminosas almas, ¡salve! .
                                                                                Rubén Darío.


Nos permitimos escribirle, porque hemos oído el clamor del “ Bebé Aído ” y del auxilio que puede prestar la ciencia y la metafísica, para esclarecer a su Ministra de Igualdad, Sra. Bibiana Aído Almagro, que el         “ Bebé Aído ” es realmente un ser vivo, un ser humano, una persona, y que la biología, embriología y ciencias médicas pueden demostrar.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, reconoce y protege al “ Bebé Aído”. 
La metafísica nos presta su ayuda y de manera práctica su Ministra, lo podrá constatar en una conversación con su madre y su padre don Francisco Aído, preguntándoles , si al ser acogida al banquete de la vida, ellos tuvieron dudas o certeza cierta , de que su hija en el vientre fuera o no un ser humano , una persona, a la que se debía respeto por su dignidad y trascendencia. 
Le escribimos para expresarle como lo hizo el poeta ante los Reyes Católicos, nuestro sentimiento continental solidario:


“  Porque llega el momento en que habrán de cantar nuevos himnos
lenguas de gloria. Un vasto rumor llena los ámbitos;
mágicas ondas de vida van renaciendo de pronto;
retrocede el olvido, retrocede engañada la muerte; ”



Leímos la carta   “ Su Majestad no firme ” a la cual nos adherimos.


Su Majestad :
ya veréis el salir del sol en un triunfo de liras,
mientras dos continentes, abonados de huesos gloriosos,
del Hércules antiguo la gran sombra soberbia evocando,
digan al orbe: la alta virtud resucita
que a la hispana progenie hizo dueña de siglos ”.



Su Majestad, decía Séneca:
“Habita en nosotros un espíritu santo como espectador y guardián de nuestras buenas y malas acciones”. 
Con auxilio de la razón y la metafísica, su Ministra quedará clara de que su obligación es reconocer , La Ley Moral Natural que llevamos escrita en nuestros corazones, “conciencia”.
Es obligación del derecho positivo fundamentarse en ella y no borrarla. 


Su Majestad siempre de nuestro amado, Rubén:

“ Únanse, brillen, secúndense tantos vigores dispersos;
formen todos un solo haz de energía ecuménica.
Sangre de Hispania fecunda, sólidas, ínclitas razas,

muestren los dones pretéritos que fueron antaño su triunfo.” 


Su Majestad, así habló Rubén Darío ante los Reyes Católicos:


 “ Quimeras, polvo de oro de las alas de las rotas quimeras,
 ¿por qué no fui lo que yo quería ser?,
¿ por qué no soy lo que mi alma llena de fe, pide, en supremos y ocultos éxtasis al buen Dios que me acompaña ? 
En fin, acatemos la voluntad suprema ”.


Su Majestad, la exhortamos , desde América : No Firme. 


“ Y así sea esperanza la visión permanente en nosotros.
 ¡Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda”


Desde Nicaragua   Juan Herrera Salazar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada