INRI

INRI
"Si, Creo". ¡ Muchas gracias ! Me felicito de haber recibido el pan de los fuertes ".

Diálogo: (Kalos Logos)

La fe y la razón (Fides et ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad.
Por eso proponemos un blog, como lugar de encuentro, para regocijarnos con la ciencia, para cultivar el Ars médica , la música, la literatura,la pintura. Desde nuestra posición bioética personalista ontologicamente fundamentada, queremos dialogar con la Fe , conciliarnos con la éticas: deontológica de Kant,la ética de la virtud, las éticas teleológicas, el humanismo integral de Jacques Maritain, otras que deseen ahondar en el misterio y la dignidad de la persona humana.

Tienen Uds. el Kalos Logos, adelante...
Código Médico Minsa
Nicaragua, Reg. 7799.

Este blog esta dirigido a los especialistas de las ciencias de la vida, especialistas de la medicina, estudiosos de la ética médica, bioética y de las humanidades médicas.

Gifs Animados New (1)
Llámenos cursos presenciales de bioética:
22781169, 88825513, 89465022, 84316459

jueves, 15 de marzo de 2012

Etica Médica de la Antiguedad y Jesús II. Parte

Sigamos  nuestra  conversaciòn,
 contemplemos el " Misterio "
Entierro de Cristo
(
Deposizione)
Caravaggio, Hacia 1602-1604
Óleo sobre lienzo • Barroco
300 cm × 203 cm
Museos Vaticanos

APUNTES DE HISTORIA DE LA Etica MEDICA:


 En  Grecia  durante  los  siglos  IV  y  V aC., el  tipo de tratamiento  médico que el  paciente recibía dependía   de ser  libre o esclavo, también el tipo de relación médico paciente era  diferente.  
Platón  habla  del  tratamiento  silencioso  de los  esclavos,( medicina muta) , las Leyes (720-857).                                                                
Los  hombre libres , que como seres autorealizados  participan en su tratamiento y establecen con su médico una  comunicación real.                     ( Kalos –Logos ).


Jesús  introduce un Principio:  ( equivalencia ética  de todos los seres humanos) , igualdad de los seres humanos , como criaturas tenemos el mismo valor, por nuestra  dignidad ontológica, procedemos del Padre.

Aún en este nuevo  siglo, XXI  dC., se da una medicina  que sigue siendo diferente para los ricos y los pobres, la comunicación y participación está ausente en las grandes  HMO norteamericanas, organizaciones de  seguro médico, que dedican menos de 10 minutos por paciente incluyendo el papeleo, no  se diga lo que  sucede en nuestras latitudes.
Los  médicos  antes de Cristo se guiaban  por  El  principio  de la  Beneficiencia, que informaba , las  virtudes,  una serie de códigos  y normas  de comportamiento,  que facilitaban la formación de médicos excelentes.
Este  principio  guía, nos predispone como  médicos a practicar la virtud de la  benevolencia , vivida  como una ética utens,  responsabilidad ética constitucional profesional,benevolencia  vivida como (bene,volere, facere).
Este rasgo  del carácter es el  que  Séneca  destaca en su carta al  médico romano: “Por  qué  razón  es  que  yo  debo algo más  a mi médico y  a mi  maestro  que  nunca terminare de saldar por  completo mi deuda con ellos?,   porque de ser  médicos y maestros se convierten  en nuestros  amigos y estamos obligados con ellos  no por  razón de la pericia que ellos  venden  sino por su amabilidad y  su amigable  buena  voluntad...

“ Supongamos un médico que me haya prestado más  atención de la que profesionalmente se requiere; que no lo hizo  para su prestigio personal, sino  que temía por mi; porque no se contentó con indicar las medicinas  sino que  también las aplicó, que se afanó en los  momentos  de crisis de enfermedad, que nada fue tan gravoso para él que no hubiera estado dispuesto a hacerlo, que no fue indiferente a mis lamentos; … Con  tal  hombre me siento obligado no como médico  sino  como amigo.” 

Esta  virtud que  Séneca destaca ,  es una especie de  ( Amistad, amistad- social-amor ),  que  Jesús  introduce  a la  medicina y luego la  Iglesia elabora  como  doctrina social de  en los  siglos sucesivos.  Para Séneca la  virtud  de la benevolencia  precede al buen diagnóstico  y  crea la  condición necesaria para practicar  una  buena medicina.

En el  siglo  XXI , entramos en una  etapa  en la que el desarrollo científico y la tecnología parecen  haber perdido su rumbo, nuestros médicos  se han  convertido en técnicos, directores  técnicos  con propiedades  terapéuticas especializadas, una  especie de ingenieros biológicos, que  de  manera dogmática  e impersonal   adoptar  este estilo  en la consulta , en la  investigación y  a la hora de definir políticas sanitarias.
Por eso  reconocemos  la necesidad , de hacer propio ese  rasgo del carácter,  la  benevolencia, el  rigor  científico y  la disciplina para mejorarnos  como  médicos. 
De manera  sinóptica  elaboraremos un cuadro  que como “ a  vuelo de pájaro” nos  haga  recorrer  el  pensamiento  pre-cristiano  y su influencia en ejercicio de la medicina  hasta nuestros días,  para  luego examinar concretamente el  vigor nuevo y rumbo  con  que  Jesús,  nos  llama  a cumplir  nuestro deber profesional.


Camino  del  Calvario
Pedro  Pablo  Rubens  Comentarios
A nuestro  benévolo  lector , le recordamos que esta sinopsis  sólo pretende, rápidamente,  hacernos   ver los antecedentes,  es  decir colocarnos en el  ambiente cultural  del  médico  de  la  antiguedad  a   la llegada de Jesús el Médico, con su propuesta novedosa.  



¿ Cuál  es  la novedad  que introduce Jesús ?

 Séneca  descubrió  con  la razón,  ese ingrediente  que  Jesús  introduce a la  ética  médica:   el profundo agradecimiento de Séneca  a su médico romano,  inmortalizado en  el texto clásico ( De Beneficiis, VI,16),  ( amor - amistad ), que el mismo  Platón en  Lysis  (217 a), reconoce,              “  el  paciente se convierte en amigo de su médico  a causa de su  enfermedad ”.
 Vemos  a Jesús  dar un vigor  nuevo y  ampliar el horizonte  de  nuestra profesión médica, al insertarse en la historia.  El Nuevo  Testamento  nos  revela,  y nos  deja  admirados, consolados, al  escuchar que  se le llama  a Jesucristo  “ Médico ”.
 ¡El es nuestro Médico, El es el Médico! Y está aquí, entre nosotros, hecho uno de nosotros.
La introducción del    Amor   como principio  guía,  para el ejercicio de la  medicina.
De este principio fundamental ( la  Ley Moral Nueva)  derivan otros, mejor  dicho,  el mismo principio, precepto para el universo cristiano,  referido a la persona humana y  explicitado de manera diversa ( Evangelios)  y   que  aplicados a nuestra época servirán para mejorarla.
189    Mt, 24,  12|      la maldad se enfriará el amor de muchos,

190    Mc, 10,  21|      21 Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo te falta

191    Lc,  7,  47|      porque ha demostrado mucho amor. Pero aquel a quien se le

192    Lc,  7,  47|      perdona poco, demuestra poco amor».

193    Lc, 11,  42|      descuidan la justicia y el amor de Dios! Hay que practicar

Las   referencias  bíblicas del Nuevo  Testamento  que se refieren  al Amor de Jesús 
el lector las localizará  con un enlace en la bibliografía, allí  encontrará 128 referencias en el  Nuevo  Testamento  y  188 en el Viejo Testamento.

Quiero  comentar las  primeras referencias al  Amor  de Jesús,  para  demostrar cómo se relacionan y perfeccionan  la  ética que practicaban los médicos de la antigüedad y  que resumimos  en  la  tabla sinóptica:

Examinemos  la  referencia 190:
 
190    Mc, 10,  21|      21 Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo te falta

Con  esa mirada  Jesús  nos invita, con  ese interés,   a entrar por  esa puerta, ( intrate per  augustam  portam) Mt (7,13),para que  se den las  condiciones  básicas, para el diálogo,   para la verdadera  comunicación, para el Logos- Kalos , vemos  que el  amor  de 
Jesús, perfecciona  la virtud  de la comunicación, la benevolencia y  la  veracidad,  y  nos  hace mejores médicos.
 
¿Qué  decir  de la justicia ?

Ninguna virtud se adquiere fácilmente. Debemos  reconocer que  se necesita hacer  esfuerzos  especiales para enseñarla anuestros médicos, ya  ¡Jesús lo  advierte!.
En las  escuelas  de medicina se le presta muy  poca  atención a esta virtud  y  a  la  dimensión social de la  medicina; este aspecto es poco atendido en general.
Nuestras  escuelas de medicina prestan  atención a lo que se considera importante, práctico            ( diagnóstico, terapéutica, procedimientos,tecnología ), se  considera  la  ciencia social y por supuesto la política, extraña a la medicina, por lo que no se estudia   de manera
sistemática, en  ninguno de los  diferentes  regímenes de autoridad,  como   una  doctrina social y  política, que sirva  de fundamento a la medicina, bajo este aspecto.

Jesús nos hace  un llamado,  que es bien  acogido por  la  ética médica de su tiempo, y que viene  a ser reelaborada en los siglos sucesivos,por los pensadores  de  la escolástica, la  doctrina de  Santo Tomas de Aquino, servirá para ulteriores elaboraciones , la  doctrina  de la
persona humana llega con él,   a su máxima perfección,  prepara el  camino, por  así decirlo a la iglesia, para que  nos ilumine  como maestra en los  siglos sucesivos, sobre las  cuestiones  relacionadas a la vida social, hasta llegar a  elaborar  de manera sistematica,
lo que hoy  constituye  la  doctrina  social y política de la Iglesia,  actualizada, con  renovado vigor desde la Rerum  novarum de León XIII, hasta nuestros días, Caritas in veritate de Benedicto XVI.

La  exhortación  de Jesús: “ Bienaventurados los que padecen hambre y sed  de  justicia”  
366  Mt, 5,  6    que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Jesús  insertado en la historia, nos  ayuda a  comprender que tenemos obligaciones  para con las demás personas; compara  esta virtud moral al  hambre y a la sed, ambas  muy  fuertes, (fisiológicas, por  lo  tanto elementalmente exigentes), nos  exhorta a apropiarnos  de manera personal de la justicia y de la equidad;  Jesús nos  invita  a cultivar esa fuerza del carácter  que
nos hace equitativos con las demás personas y que como modelo, es algo real, comprensible en aquel contexto histórico y en el contexto actual de nuestra medicina moderna y postmoderna.

Las   referencias  bíblicas del Nuevo  Testamento  que se refieren  a la  Justicia de Jesús 
el lector las localizará  con un enlace en la bibliografía, allí  encontrará 103 referencias.  
Pablo en  la  epístola  a los  Romanos  nos  recuerda  que fuimos  liberados  del pecado, y que   ahora somos esclavos de la justicia,  el médico  debe  tener en  cuenta esa  dimensión social  de la  medicina, para ser conforme a “ Él Médico “.  
404   Rom,  6,  18|        llegado a ser servidores de la justicia. 
Las exhortaciones  de Jesús  son  un llamado a cultivar, impulsos, inclinaciones  y  disposiciones que deben ser parte integrante del carácter de una persona, de un médico.

Debemos  ejercitarnos diariamente, para  cultivar la  virtud  de la justicia, para  que la   manifestemos  en actos objetivos  habituales,
 para dar a cada quien lo que se merece, y no sólo, sino que algo más,  la  excelencia del amor, que lleva  a la realización de la persona, a la  plenitud,  al cumplimiento,  que Jesús llama.




Tabla 2.
     Principios Introducidos  por  Jesús  a la Etica Médica.  (El  Amor  la  Ley Moral Nueva).
1.      El  Amor   ( cfr . bíblicas ). Tal  ley es  llamada  a ser medida y  regla última  de todas las dinámicas en las  
que se despliegan  las  relaciones humanas. Amor  que  hace dialogar a  los ejemplados, guiados  por el espíritu Santo,   a imagen del ejemplar Amor Trinitario.
2.      El principio  de Sacralidad e Inviolabilidad de la Vida.
Ya anunciado en el Viejo  Testamento, (Gen9,5), Es 20,13),  Dt 5,17. Toma con  Jesús  un  carácter de normativa de ética médica.
Nuestro cuerpo  es el  templo  del  Espíritu Santo, por lo que cada persona  tiene la obligación de cuidarlo. El médico cristiano es llamado a  levantarse  en defensa de la vida, no puede en ningún  caso  procurar la muerte del  no nacido, procurar la muerte de otro, asistirlo  para suicidarse o el mismo matarse. En  contraste con la  apología,  al  suicidio de  Séneca, o la tradición griega espartana  de arrojar a los discapacitados al  barranco  del monte Taigeto.     
3.      Igualdad de los  Seres Humanos, ( Griegos , judíos, libres, esclavos, mujeres, varones ). Gal 3, 26-28.
A partir  de Jesús  se invita a dejar de  ejercer la medicina silenciosa y se propone  la medicina  del  Logos-Kalos,
con esa  mirada de  Amor, que abre la puerta de la verdadera comunicación, necesaria para establecer  una verdadera relación médico-paciente.
4.      Justicia y equidad   vista  con la luz del  Amor  de  la ( Ley Moral Nueva).           
                               
5.      Principio  de solidaridad, como  verdadera y propia  virtud moral, no  como un sentimiento de vaga compasión o enternecimiento por  los males  que aquejan al prójimo o al lejano.  Al contrario como una firme determinación y perseverante para buscar el bien común, por  el bien de  todos  y el propio , de manera  que todos  seamos  verdaderamente responsables de todos. ( cf  Mt10, 40-42;20-25; Mc10, 42-45; Lc 22, 25-27 ).

 
El hombre
 Nuevo, solidario, hasta la muerte en la cruz  ( cf. Fil 2,8 ; Jn3,16)
6.      Principio de subsidariedad,  una  nueva  actitud  de  “ subsidium ”,   (cf. Mt 22,37-40; Mc 12, 29-31; Lc 10, 27-28 ).


El médico  cristiano sigue  el  llamado  de Jesús  y  se vuelve   diácono , del  que sufre, su  servidor, como  expresión  de la comunidad  que  “  tiene  la  obligación ”  de  cuidar  a sus hermanos,  médico  que  asume la  figura  teológica  del  Cristo  que asume  la  curación de  la humanidad  que sufre.   
De manera  que si el  Evangelio  establece el precepto  que lo obliga  a reconocer en el  enfermo  al  “ Christus  patiens, el médico se  reconoce a sí mismo “ Christus  servus ”.
El  médico cristiano  encarna la parábola del Buen Samaritano.
Jesús introduce a la medicina un concepto  antropológico novedoso,  “ somos  sujetos encarnados ”,  a imagen  de Dios.
Con  Jesús la  medicina  resuelve las dificultades  planteadas  por  el dualismo antropológico  clásico de Platón,  que justificaba el suicidio, y va más alla de la  concepción hilemórfica de  Aristoteles,  ( el hombre como  ser compuesto, unión de cuerpo y alma, forma y materia) .    
Jesús,  “ El Médico ”  ,  nos  da  orientaciones concretas que le  dan  un nuevo vigor y  perfeccionan  la  ética  médica de la antigüedad:
I.               Una  guía  teológico-moral: nos  enseña como comportarnos  con las personas.
II.              Una fundamentación  a la  ética, nos  da la motivación  por la cual debemos    comportarnos y conformarnos a Cristo.
III.             Directivas ( Normativas  de conducta  médica, justicia, acción social)
IV.             Guía  deliberativa de la conciencia médica: llamada  a mediar entre la norma objetiva,  general  y  las  concretas, particulares,  de nuestra acción médica.
Jesús  nos  deja  muy claro  que el encuentro  médico  paciente ,  es cierto que es un encuentro que  tiene como pretexto la corporeidad,  pero  sobretodo  es un encuentro  de dos  conciencias, el proceso  deliberativo  nos deja libres  como  médicos, de satisfacer  o no los  deseos morales ilícitos de nuestros pacientes, que  frecuentemente nos  solicitan, en nuestra sociedad postmoderna.     
Todo  médico  de buena  voluntad , utilizando la  vía  cognoscitiva de la razón, puede  acoger las enseñanzas de Jesús y  hacerlas parte de su ética médica, con un horizonte de sentido,  puede  ahondar en su  quehacer científico, investigar en las  ciencias de la vida, y seguir un modelo  bioético  que  respete la verdad integral de la persona humana y su dignidad.
La  fe  y  la  razón  constituyen   las  vías  cognoscitivas del  médico cristiano, para comprender las  enseñanzas de Jesús  y  las  referidas a nuestra medicina.  La  Revelación  y  la  naturaleza humana  ( rationalis naturae ).   El médico  católico  hace suyas las  reflexiones del  magisterio de la iglesia, y  se coloca con un horizonte epistemológico y filosófico definido desde su visión de la vida.
El  conocimiento de la  fe, comprende y dirige la  vivencia , lo vivido del hombre  a luz del  misterio  histórico-salvífico, de la  revelación  y del don  de Dios  en  Cristo por nosotros. 
Esta  inteligencia de la fe incluye la razón, mediante la cual , la  fe , explica y  comprende  en la medida de lo posible la  verdad  revelada y la integra  con la verdad  de la naturaleza humana, de manera que comprendamos, quienes somos, por qué somos médicos vinculados al proyecto de la Creación, a la  verdad  integral  de la persona, en  cuanto ser  espiritual y corpóreo, en relación con Dios, con el prójimo, las demás criaturas y el jardín que nos fue confiado.  


Quizás le interese:
Etica Médica  de la  Antiguedad  y Jesús I.  Parte.
Etica  Médica  de la  Antiguedad  y Jesús  III parte.




MusicPlaylistView Profile
Create a MySpace Music Playlist at MixPod.com

Blog publicado  por  Juan Herrera Salazar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada